Una de las últimas novedades en arquitectura es sin duda los suelos radiantes. Dichos suelos están capacitados de tuberías de plástico que transmite agua caliente por dichos conductos y trasladar la calor en el pavimento del suelo.

¿Cómo funciona la calefacción por suelo radiante?

El funcionamiento del suelo radiante, aunque pueda parecer todo un reto, se instala de una manera muy fácil. La instalación trata simplemente de instalar un sistema de tuberías debajo de la superficie donde pisamos el suelo, ya sea este pavimento o cualquier otro tipo de espacio.

Por dicha red que hemos mencionado anteriormente, llegará a circular a través de un recorrido previamente diseñado agua a una temperatura de 35 grados centígrados. Esa agua será calentada igualmente gracias a una caldera, esto te lo explicamos para que puedas darte cuenta que el consumo energético y su eficiencia es la misma, por lo que significa que dependiendo del tipo de caldera que contemos en nuestro hogar nos afectará de distinta manera  el importe de la factura.

Tipos de suelo compatibles con la calefacción por suelo radiante

Sin duda una de las características que hacen únicas esta instalación es que el suelo que pisamos viene de abajo hacia arriba, lo que significa que atraviesa el pavimento que nosotros pisamos.

Es por ese motivo que es primordial que contemos con materiales resistentes a cambios bruscos de temperaturas, y de esta manera evitar que no se curve o deforme la estructura. 

Los suelos que resisten a estos tipos de cambios de temperaturas son aquellos fabricados en madera, y de hecho son los más comunes con este tipo de instalaciones. Aún y así, los materiales que mejor se adaptan a estos cambios son sin duda alguna los cerámicos y las baldosas pétreas.

Ventajas

  • Rendimiento elevado: Cabe destacar que los tubos que transporta el agua son de apenas 6 milímetros, por lo que nos da la tranquilidad que el material a mover es mínimo. Por lo tanto, la cantidad de agua para calentar o enfriar la superficie también será baja. 
  • Bajo consumo: Como te hemos hecho entender durante el artículo, los sistemas son de bajo consumo (aunque pueda parecer todo lo contrario). Al tratar con temperaturas relativamente bajas (entre unos 30 y 45 grados centígrados), se puede llegar conseguir ahorrar grandes cantidades combinando con otros sistemas de calor como la aerotermia o la energía solar térmica.
  • Energía renovable: Cuando hablamos de temperaturas relativamente bajas en comparación con otras, generalmente se utilizan energías renovables para impulsar dicha energía. 
  • Enfriamiento: Una característica que no es muy conocida es sin duda la doble utilidad que tiene los tubos del suelo radiante. Con la misma instalación nos abastece de tener un suelo a temperatura tanto caliente como fría. Eso nos ayudará a que según la estación del año el suelo se convierta en un “horno” o un “frigorífico”.
  • Confort: El suelo radiante nos aporta un confort a nuestro hogar excepcional. Pensad que la temperatura del suelo que pisamos será totalmente diferente a la temperatura que tendremos, por ejemplo a la altura de la cabeza. El calor se repartirá uniformemente por toda la casa evitando que haya zonas con más o menos temperatura. 

Desventajas

  • Precio: Uno de los puntos más negativos en la instalación de suelo radiante es su alto precio. Aunque el objetivo es amortizar la inversión en un plazo razonable, el precio por metro cuadrado está  aproximadamente a unos 70€/m2. Con lo que nos podemos hacer la idea que para radiar una superficie total de unos 100 m2 necesitaremos un presupuesto aproximado a los 7.000€.  
  • Instalación: Disponer de un suelo radiante no solo conlleva a una dificultad técnica en la propia instalación, sino más bien en su mantenimiento. Lo que es sinónimo a que dicho mantenimiento lo debe realizar un profesional, con lo que conlleva a un mayor gasto.

EFIK, tu empresa de confianza

En Efik, llevamos años realizando estudios, auditorias y todo tipo de proyectos de ahorro de energía para las empresas. La experiencia acumulada nos permite visualizar globalmente los cambios en la tecnología, las normativas y el uso de las diferentes fuentes energéticas.

Cada proyecto es diferente, nuestro ideal es conseguir que el ciclo completo de cada obra e instalación sea sostenible y el resultado final sea la entrega de un espacio eficiente y eficaz.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies