Ahorrar energía en tu oficina siempre es positivo; en primer lugar, porque es más sostenible para el medio ambiente, e igualmente porque permite hacer que los servicios que ofrecen sea mucho más competitivos. Sin embargo, a veces puede resultar complicado conseguirlo: en las oficinas suele haber muchos aparatos eléctricos, se necesita mucha luz para poder trabajar bien y no siempre se puede optimizar el consumo. En este artículo te vamos a contar cómo puedes conseguirlo.

Revisa tus tarifas eléctricas y de gas

Optimizar tu consumo eléctrico te va a permitir pagar efectivamente menos por tu consumo; no obstante, de poco sirve este ahorro si ulteriormente los precios de tus contratos eléctrico y de gas son altos o las condiciones del mismo no se adaptan a tus necesidades. Si ese es tu caso, lo que debes hacer es cambiar de tarifa.

Para que esta a todas luces ardua tarea se te haga más sencilla, es recomendable utilizar un comparador de luz y gas, una herramienta con la que podrás encontrar las tarifas de gas y de luz más baratas como es el caso del comparador de luz de la OCU y otras organizaciones de consumidores. Igualmente puedes utilizar el comparador de luz y gas natural que ofrece la CNMC.

Asimismo puedes acudir al servicio de atención al cliente de comercializadoras como Iberdrola, donde te podrán asesorar más en profundidad sobre las tarifas de su propia compañía. Normalmente el servicio de atención al cliente de Iberdrola y el resto de compañías ofrece un teléfono gratuito para la contratación e información así como la vía online para gestionar cualquier trámite. Por supuesto, el servicio de atención al cliente también está disponible de forma presencial en las oficinas de la comercializadora de tu elección. 

Ahorra energía

Unos precios adecuados es solo el primer paso para conseguir un verdadero ahorro que, en el caso de una oficina, tiene que reposar sobre los siguientes conceptos: la climatización, la iluminación y el equipamiento de oficina. Respecto a este primero, la principal consigna es cambiar todas las luces de la oficina por bombillas LED. Esta modalidad no solo consume menos energía que una convencional, sino que también tiene la capacidad de adaptar la luminosidad a la situación lumínica de la oficina – lo que puede ser bueno para aprovechar la luz solar – y no generan calor, lo cual nos va a permitir ahorrar en climatización.

La climatización ha de ponerse a 20º durante el invierno y a 25º durante el verano según este artículo. El coste que supone la climatización de una oficina es uno de los más altos; además, teniendo en cuenta que subir o bajar la temperatura afecta mucho al bolsillo, queda patente que es muy importante no gastar energía de más. En cualquier caso, además de la temperatura, es conveniente también cambiar tu aparato de aire acondicionado por uno de bajo consumo.

Los aparatos eléctricos y bombillas de bajo consumo es lo que nos va a permitir ahorrar en el tercer punto, el equipamiento de oficina. Un equipamiento de oficina que hay que cuidar y saber utilizar bien para no gastar de más; es decir, apagarlo siempre que no se esté utilizando y no dejarlo en ‘stand by’, por ejemplo, aunque no es lo único que se puede hacer.

Con estas técnicas date por seguro que conseguirás reducir tu consumo, ser más ecológico y por supuesto más competitivo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies